Cuando en II Frente aparecen duendes

texto: Mairyn Arteaga Díaz

En las faldas de la montaña de Mícara, en el lomerío de Santiago de Cuba, se encuentra el monumento a los combatientes del II Frente Oriental Frank País, realizado por el arquitecto Eduardo Lozada León en 1977. Hasta allá se fueron este diciembre los duendes de todo el país, una visita impostergable en su recorrido por la Ciudad Héroe.
El guía explica que bastó tan solo un año para construir el lugar, que se ubica a un kilómetro de donde radicara la Comandancia Central del Frente Guerrillero, que lo inauguró el Comandante Fidel Castro el 11 de marzo de 1978 y que ese mismo día encendió la llama eterna, la misma que se ve coronada por laureles.
Los duendes caminaron acompañados por la música de Frank Fernández y frases extraídas de la Historia me Absolverá; admiraron la tumba de Vilma Espín, la heroína por siempre y la de Antonio Gades, el bailarín que antes se declarara, más que artista, un miliciano.
Y se fueron los andarines con las montañas de fondo: una que representa a la Sierra Maestra; otra en alusión a la Sierra de Cristal. Atrás dejaron los califas rojos que inundan el paisaje, símbolo de tanta sangre derramada; y las buganvilias y el jazmín de café. En el recuerdo, el fuego perenne, las palmas, la loma de Mícara, la valentía de aquellos hombres que dieron la vida, también para que ellos pudieran desandar a su antojo.

4 12 18 19 20 24 25 26 31 36 38 39 41 47 48 49 51 52 56 59 68 72

Be Sociable, Share!


2 respuestas a “Cuando en II Frente aparecen duendes”

  1. avatar alexis dice:

    estuve alli fui uno de esos duendes y doy gracias a los gestores de este viaje por llevarme y hacer dde ese lugar impostergable de visitarlo,lugar solemne y lo ke tiene de solemne lo tiene de precioso hubo personas a las que les arranco las lagrimas a otras recuerdos doy gracias de nuevo a los ke hicieron posible la visita.

  2. avatar Armando Hdez Alberola dice:

    Hace dos días regresé de este histórico, místico y romántico lugar. Hace dos días me siento rejuvenecido por tanto valor, sangre y zapatos danzantes. Gracias por tanta poesía a la vida: a los ideales, los sueños, los esfuerzos, las luchas, la tenacidad, la voluntad y el arte de todos los que hicieron realidad la historia y la memoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*