La fragilidad del amor (Fragmentos…)

Por Isabel Menéndez

Los celos nos hablan de lo más frágil que habita en el amor. Hay muchos tipos. Pueden ser patológicos y delirantes, por ejemplo; en ellos, el afectado se imagina a su pareja siempre con otro. Pero también se pueden tener celos del trabajo de la pareja, o de las relaciones con sus amigos o amigas, o de la familia que tiene.
Los celos dominan a quien los sufre, que se siente inferior, inseguro, abandonado por aquel al que dice querer. La independencia de ambos miembros de la pareja implica el respeto por los espacios y las relaciones personales del otro.
¿Qué podemos hacer?
Mujeres y hombres tendrían que hablar a sus parejas celosas acerca de los beneficios que las buenas amistades tienen sobre las relaciones conyugales. La reflexión respecto a lo que le ocurre a cada miembro de la pareja es importante.
La persona con pareja celosa tiene que preguntarse por qué está con una persona que le agobia tanto. Es posible que compense alguna carencia que ahora se tapa con el control excesivo por parte de su pareja. Tiene que ponerle límites.
El celoso o celosa debe aceptar que agobia a la otra persona, preguntarse por qué supone que no puede ser bien querido si su pareja tiene otros afectos, además del suyo. Es difícil que llegue a esta pregunta si alguien no le ayuda.

SANYO DIGITAL CAMERA 1 IMG_0908 (Small) IMG_9521 (Small) IMG_9559 (Small) IMG_9628 (Small)

Be Sociable, Share!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*