Museo sobre ruedas

En 1958 Cuba era el sexto país del mundo en el promedio de automóviles por habitantes. La superaban, en este orden, EE.UU., Canadá, Gran Bretaña, Venezuela y Alemania Occidental. Fue en el lejano mes de diciembre de 1898 cuando hizo su aparición en las polvorientas calles de La Habana un ruidoso automóvil que se movía con bencina y solo podía desarrollar diez kilómetros por hora. Era un Parisiense francés que había costado mil pesos a su dueño, y la revista El Fígaro le llamó «la bestia mecánica». Seis meses después llegó el segundo, un Rochet-Schneider venido de Lyon.Un tercer auto, esta vez un vehículo de carga, llegó poco tiempo después para el servicio de distribución. En 1901 circulaban por las calles de La Habana 11 automóviles. Cuatro años después se expedían las primeras carteras dactilares, que entonces se llamaban títulos y que sus portadores exhibían como si se tratara de diplomas universitarios. En 1917 se concedió por primera vez entre nosotros el permiso de conducir a una mujer. Correspondió a María Calvo Nodarse, la célebre Macorina, la de «ponme la mano aquí».

Ya en la segunda mitad de la década de 1910 el coche de motor desplazaba a los vehículos de tracción animal. En 1913 circulaban por las calles de La Habana más de un millar de automóviles. En 1916, esa cifra pasaba de tres mil. En 1959 circulaban en Cuba 180 511 autos, casi todos de procedencia norteamericana. Las estadísticas revelan que Chevrolet era la marca preferida por los cubanos. Seguían los vehículos marca Ford en la preferencia de los compradores, y más atrás las marcas Buick y Plymouth.

De acuerdo con un artículo publicado por Ciro Bianchi en JR, hoy sorprende a los que nos visitan la cantidad de autos norteamericanos fabricados antes de 1959 que, gracias a la inventiva del cubano, circulan aún por las calles de la Isla. Es un museo rodante, aunque existen un Museo del Automóvil en Santiago de Cuba y el Depósito del Automóvil en La Habana Vieja, donde se exhiben ejemplares históricos, como un Cadillac 1905, el automóvil más antiguo que se conserva en Cuba, y el Chevrolet 1960 que utilizó Che Guevara.

Be Sociable, Share!


2 respuestas a “Museo sobre ruedas”

  1. avatar Zita dice:

    Sigue así. Solo cuida la forma.

  2. avatar gilberto dice:

    la forma?
    buno, yo me quedo con tan buenas imagenes y contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*