El trazo envuelto.

Expo de Lorenzo Santos LOSAMA

El Artista…

La poética visual de Losama crece, lo hemos disfrutado en varios proyectos, su cosmovisión se exterioriza siempre respondiendo a su  naturaleza humana, que no por casualidad revela profundamente esos códigos martianos que descubrió un día el profesor Jorge Bermúdez.  Esto lo sitúa entre un grupo privilegiado de artistas cubanos que honran al Apóstol en sistemáticas evocaciones, y que para suerte nuestra siempre llevan la frescura de su talento perneado por matices de un profundo gusto estético,” porque lo que fue está en lo que es” como nos enseñara el Maestro.

Bermúdez nos aproxima a la obra de Lorenzo Santos (Losama) en una de sus valoraciones para la que escribió: …se particulariza por un sistema referencial asumido a partir de su vocación temprana por la música y la teología, con la que se complementa últimamente…. Añadiría a esta forma de caracterizar el quehacer artístico de Losama, desde nuestra perspectiva  … Su obra es nítida, su simbolismo es la naturaleza y lo enorme de la existencia de la forma y el color, y su mística solo descifrable por la espiritualidad del que va descubriendo el interior de la praxis de Martí.

Descubrimos  en cada obra de Losama una proximidad de cierta manera a  la sublimación de la divinidad y al humanismo del Arte Medieval, especialmente del gótico  que encumbró Pisanello, quizás sea  la mariposa como símbolo del alma, de la Madona de la codorniz,  pero siempre presente esos elementos ecológicos que nos permiten recurrir a la interioridad del artista, símbolos recurrentes  como la cicada o ninfa, los peces, el escarabajo, las hojas de parra y tantos otros.

Desde un canto a la mujer y a la riqueza evocadora de su espiritualidad, temas que provocan bellos sentimientos y sensibilidades divinas, nos conduce Losama con esta muestra dedicada a las féminas,  damas del ensueño, especialmente a las cubanas, a través de una perspectiva hacia el conocimiento de la sensibilidad de Martí como hombre, tema que ha incorporado el artista desde una apropiación con la que se siente identificado,  digamos así, para detenernos en el dilema del amor a la mujer, especialmente esbozado en nuestro Apóstol a través de su Carmen

Martí y la mujer  en su Trazo.

El ser femenino marcó siempre y de manera perenne la existencia de José Julián Martí Pérez, desde muy temprana edad.  Por una parte el cariño inmensurable de su madre y sus  hermanas  las que llamó con particularidad poética.

Por otra parte el amor de mujer, que recuerda desde Aragón a la candidez de Blanca Montalvo// ”Donde rompió su corola //la poca flor de su vida//  en México la belleza de  Rosario de la Peña y Concha Padilla en cuyos labios puso su personaje femenino de Amor con amor se paga, y también en esta  tierra de Juárez haber conocido a la camagüeyana Carmen Zayas Bazán, su esposa,  a la que profesó un amor especial, un poderoso sentimiento al que estuvo ligado durante su existencia, por haberle permitido la oportunidad  divina de la paternidad, en ese amor que provocó el verso …//es tan bella mi Carmen//.

A su vida con la madre del Ismaelillo pocos han dedicado sus estudios, solo reseñas biográficas, breves ensayos, quizás bajo la mística que el propio Martí expresara con el silencio de su escritura en sus últimos años de existencia, no nos corresponde juzgar esas contradicciones que la propia vida les impuso. Losama en su serie de Cartas a Carmen nos propone con una sutileza personal esa  imagen que sugiere  la intimidad de un beso que la belleza del amor a la mujer hace trascender.

Sólo nos detiene proponer a Losama una mirada a la última Carmen en Martí, aquella que bautizaron como La Patriota del silencio,  mujer  de excepcional entrega y sin  miramientos, esa que no pidió nada para sí, en la que encontró además la calidez y transparencia del amor.

El proyecto Trazo envuelto, con alegorías al ideal femenino nos entrega las propuestas:

Ninfas,  La Pasionaria erguida, Cuando fui las alas que llevaba me cubrían los ojos, Dama de capricornio, Causas buenas I, Serie Cartas a Carmen y Es tan bella mi Carmen…, Tiene este amor las lánguidas blancuras de un lirio de San Juan, Carmen me es imprescindible I y II…. todas bajo un pretexto entendible en una línea poética descifrable por su autor en este homenaje a la mujer en su Día Internacional.

De: Dioelis Delgado Machado

Directora

Museo Casa Natal de José Martí.

Be Sociable, Share!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*